Clickea si ves el Ícono

Metroo

Bienvenido Lector

En este Blog, pongo todo lo que pasa por mi mente cuando reflexiono sobre la actualidad o yo mismo, léeme con paciencia y esmero, lee todo lo que puedas, porque eso jamás estará demás en tu Vida....

La Muerte de Lord Guillow (Cap 4)

miércoles, 5 de diciembre de 2007

Bárbara lo miró con un poco de suspicacia; pero a Francis poco le importaba ya lo que ella pudiese decir de él; le dijo que se llevaría al niño con él, que ella podría ir a Londres mientras ellos no estaban; pero que la Casa no debía estar sola por mucho tiempo; le advirtió que como máximo estarían allá 1 semana, que no pensara que se iban a ir más tiempo, el viaje a Foxriver era relativamente corto.

Así Francis en la mañana luego de dos días como lo había previsto partió con Henry consigo; por una parte sentía que Henry le daba fuerzas para ver a su Padre, pues este no podría ignorarlo o tratarlo mal; en el camino Francis le contaba historias de Caballeros y Dragones a Henry el cual quedaba impresionado con todo lo que su Padre le decía; finalmente luego de 6 horas de Viaje, llegó a Foxriver, una localidad un tanto apagada, muy vieja el Pueblo había sido fundado por los Romanos con el nombre de Río Rojo, pero luego los Celtas le habían puesto el nombre actual; durante la Edad Media había sido un Rico Feudo gobernado por los antepasados de Francis. Al ver Francis en la alta Colina el Castillo High River Hill, sintió que todos sus recuerdos de su Padre se agolpaban en su Mente, sintió Pena, quiso llorar; pero al ver a Henry se contuvo, no podía permitir que su Hijo le viese así.

Al llegar a la Plaza de la Ciudad, el Sacerdote del Pueblo, un viejo regordete de rojos pómulos lo vio; rápidamente bajó de la Torre y fue tras él; luego de un rato lo encontró, venía aún más rojo por el cansancio; apenas hablaba, y enseguida Francis lo reconoció:

-Reverendo Boston! Aún sigue aquí!-

-Sí hijo mío; mi Labor es casi interminable aquí; a qué has venido, hace tanto que no te veía, estás hecho todo un Hombre y puedo ver que este pequeño es tu Hijo, se parece mucho a tu Padre-

Al decir esto, Francis quedó pasmado de la Sorpresa; nunca se había puesto a pensar en el increíble parecido de Francis con su Abuelo; de pronto se alejó de su Hijo sin quererlo, pero luego reaccionó y se lo presentó al Reverendo.

-Sí, este es mi Hijo Henry; ya tiene 7 años; es un Joven muy inteligente, es verdad se parece a su Abuelo-

-Francis, hace tiempo que no veo a tu Padre, no ha bajado a la Misa desde hace mucho-

-Es que está enfermo, por eso vine Reverendo-

-Ohh, qué lástima, tu Padre siempre fue tan vital....-

-Pero Reverendo no lo diga así, que pareciera que está muerto...-

Francis no le tomó peso a lo que dijo; pero luego lo haría.

-Reverendo, lo siento podemos seguir hablando en otro momento, debo ir al Castillo porque el Frío ya bajará, adiós-

-Sí, el Frío arrecia, mejor me voy a terminar en la Iglesia para ir a Casa, Bertha me espera con una rica Sopa de Pollo, adiós-

Así los viejos amigos se despidieron, Francis subió en un Viejo Carruaje el Monte del Castillo; cuando llegó se dio cuenta de que el Castillo ya no estaba como él lo recordaba; ahora se veía viejo y sin Vida, con Enredaderas Viejas a su alrededor y un Aire escalofriante; por un momento pensó que si el Castillo había cambiado, su Padre también podría haberlo hecho, mientras miraba el Castillo; un Vieja de aspecto Seco salió de la gran Puerta de enfrente.

Era Anne; la empleada más vieja del Castillo, conocía a Francis desde pequeño, cuando lo recibió directamente desde su Madre, ahora tenía un aire un poco nostálgico y un tanto arisco, nada que ver con cómo la recordaba Francis, siempre rebozante de Vida y Cariño para él.

-Señor Francis, por favor pase ahora-

Ranking Chile

Top Blogs chile